martes, 21 de febrero de 2017

SON PUERTAS QUE SE ABREN PARA TI

Esa canción que escuchas cuando subes el volumen de la radio,
esa frase que dicen justo cuando tú pasas por delante,
esa oportunidad, esa idea, ese sueño, 
esa inspiración, ese consejo, esa mirada, ese cartel…
¡son puertas!
Puertas que se abren ante ti, 
invitándote a atravesarlas,
empujándote hacia tu verdadero destino.

Esa crítica, ese insulto, esa traición
esa mentira, ese olvido, ese desprecio, 
ese despido, esa crisis, ese obstáculo…
¡son puertas!
Puertas que te invitan a respirar aire fresco y renovado, 
que te impulsan a fortalecerte 
y acoger tu nuevo camino.

Esa tristeza, ira, violencia, abuso, 
enfermedad, desconcierto, pérdida, 
inseguridad, oscuridad…
¡son puertas!
Puertas que muestran tras ellas la luz que ilumina tus pasos,
que te guía amorosamente hacia tu auténtico propósito,
puertas que te conducen hacia la sabiduría más sagrada.

¿Es que no las ves?

Se abren ante ti continuamente, en cada bendición, en cada tropiezo, en cada reto, en cada prueba que la Vida te pone enfrente… para que te atrevas a acogerte con amor, para que te permitas sentir la grandeza de la vida, para que brilles siendo quien eres, para que saborees cada segundo con placer y consciencia plena.

Abre los ojos…¡todo son puertas impulsándote hacia un estado, un lugar, una vibración mejor!

Cada experiencia trae con ella una puerta preciosa para ti.
Tú eliges qué hacer con ella.
¿Abrirla, quedarte con la oreja pegada a ella para saber qué ocurre detrás, asomarte con curiosidad, atravesarla con ganas y valentía, dar golpecitos a ver si otro te la abre, cerrarla y abrir un nuevo capítulo en la historia de tu vida, restaurarla para quizás algún día agarrar el coraje y entrar…?










1 comentario: